Biofeedback

¿En qué consiste el Biofeedback?


El biofeedback se trata de una técnica basada en el aprendizaje a través de un refuerzo positivo o negativo. 

¿Para qué sirve?


El biofeedback es un modo de asegurar la correcta realización de los ejercicios de suelo pélvico o  también llamados ejercicios de kegel. 

Es de fundamental importancia tener la seguridad  de que estamos contrayendo los músculos correctos, ya que la contracción de otros músculos como los glúteos, aductores o abdominales puede llevarnos incluso a un efecto contrario y debilitar aún más el suelo pélvico al producirse un aumento de la presión intraabdominal. 


Es muy útil para mejorar la función ano rectal en ciertos tipos de incontinencia y estreñimiento. Esto significa que el Biofeedback es útil para potenciar la musculatura del suelo pélvico en los casos en los que ésta se encuentra debilitada, por lesiones tras el parto, intervenciones quirúrgicas previas, etc. Así mismo es útil para mejorar la coordinación del mecanismo defecatorio en las personas que tienen estreñimiento por este motivo



¿Cómo se realiza?


Con el paciente tumbado de lado en una camilla, se coloca una pequeña sonda de plástico flexible de unos 3 ó 4 mm de diámetro con un balón de látex desinflado en la punta. Esta se coloca unos 10 cms por vía rectal, impregnada con lubricante. Dicha sonda está conectada a un dispositivo que registra la presión (manómetro) y este a su vez a un ordenador. De cara al monitor del mismo, el paciente puede ver en la pantalla cuando realiza una contracción correcta (refuerzo positivo) y cuando no (refuerzo negativo). Esto ayuda a realizar contracciones selectivas de la musculatura del suelo pélvico y facilita el aprendizaje de los músculos que se deben contraer. El médico será el que le guiará en todo momento a través de sencillos ejercicios.


El biofeedback ayuda a mejorar la sensibilidad anorrectal, lo que se consigue insuflando el balón de la sonda con volúmenes de aire progresivamente menores o mayores. Así el paciente percibe la distensión del balón en el recto y es capaz de aprender a tolerar volúmenes más altos o aprender a reconocer volúmenes menores . Esta mejoría de la sensación rectal se traduce también en una mejoría de la continencia anal. 

Una alternativa al biofeedback manométrico es el biofeedback digital. Este se realiza mediante los dedos y manos del médico o terapeuta, indicándole verbalmente cuando realiza una contracción correcta (refuerzo positivo) y cuando no (refuerzo negativo), sin necesidad de mirar en ninguna pantalla. Esta modalidad es menos efectiva al no tener el estímulo visual pero puede ser de gran utilidad para aprender a realizar los ejercicios en pacientes que no pueden asistir a las sesiones de biofeedback recomendadas. 



¿Cuánto dura?


Se realizan varias sesiones, habitualmente 6, separadas entre si una o dos semanas . Cada sesión suele durar unos 30-45 minutos aunque depende de la capacidad de cada paciente. En la primera sesión es importante centrarnos en aprender algo de anatomía, localizar los músculos y conocer como funciona nuestro cuerpo pues esto nos será de gran ayuda para entender lo que después vamos a ver en la pantalla.  En las siguientes sesiones nos centraremos en la práctica de las contracciones de la musculatura del suelo pélvico para tonificar dichos musculos  y conseguir el efecto deseado. Además haremos especial hincapié en controlar las respiraciones en cada contracción, ya que no se debe contener la respiración durante los ejercicios. 

Para obtener mejores resultados, además de estas sesiones, es imprescindible la realización de ejercicios no dirigidos en el domicilio. Estos deben realizarse a diario, varias veces (2-3 veces) y siempre siguiendo las pautas aprendidas durante el biofeedback. Es recomendable también realizar de forma periódica (cada 6 meses) sesiones de recuerdo de biofeedback para asegurarnos que no hemos olvidado como realizar la contracción correcta de nuestro suelo pélvico. 


A partir de la tercera sesión vamos a ser capaces de notar si hacemos correctamente la contracción o no y habremos adquirido bastante destreza, sin embargo los resultados a nivel muscular y en el control de la continencia los notaremos a partir de las 12 semanas de tratamiento. 


¿Es dolorosa? 

La exploración no es dolorosa y carece de riesgos relevantes.



¿Qué preparación necesito?


No precisa ayunas ni medicación. Se aconseja poner un enema unas horas antes de la exploración.



¿Después de la prueba puedo hacer una actividad normal?


Una vez realizada la prueba puede volver a su actividad normal sin ningún problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario